30 de octubre de 2012

“Una gota de pura valentía vale más que un océano cobarde”, JSPV-Paterna recuerda a Miguel Hernández en el Aniversario de su nacimiento


El poeta republicano represaliado por el franquismo sigue siendo hoy, 102 años después de su nacimiento, un ejemplo para la juventud española por su capacidad de superación y su perseverancia.

Miguel Hernández, que nació en el seno de una familia humilde en 1910, tuvo que abandonar sus estudios a la edad de 15 años para ayudar a su familia en el cuidado del ganado que les daba sustento. Pese a todo el poeta siguió su formación de manera autodidacta durante las horas que pasaba en la sierra pastoreando. Pronto fueron publicados sus primeros poemas en la prensa local y provincial y comenzó a destacar.

Pese a tener que haber abandonado su formación por la situación económica de su familia, Miguel Hernández, ha llegado a ser uno de los mejores poetas españoles del siglo XX. Hoy en día una universidad pública lleva su nombre, pese a que él no pudo cursar estudios universitarios por vivir en una sociedad en la cual sólo estudiaban aquellos que podían permitírselo.

Miguel Hernández se sentiría hoy orgulloso de lo que hemos conseguido en 30 años de democracia. De que cualquier joven, sea cual sea su procedencia, pueda acceder a unos estudios superiores y labrarse un futuro. De todo eso que hoy en día la derecha española pretende destruir en una ola de involución sin precedentes en estos 30 años. Es por esto que desde Joves Socialistes de Paterna queremos rendir un sentido homenaje al poeta alicantino en el aniversario de su nacimiento.

NUESTRA JUVENTUD NO MUERE

Caídos sí, no muertos, ya postrados titanes,
están los hombres de resuelto pecho
sobre las más gloriosas sepulturas:
las eras de las hierbas y los panes,
el frondoso barbecho,
las trincheras oscuras.

Siempre serán famosas
estas sangres cubiertas de abriles y de mayos,
que hacen vibrar las dilatadas fosas
con su vigor que se decide en rayos.

Han muerto como mueren los leones:
peleando y rugiendo,
espumosa la boca de canciones,
de ímpetu las cabezas y las venas de estruendo.

Héroes a borbotones,
no han conocido el rostro a la derrota,
y victoriosamente sonriendo
se han desplomado en la besana umbría,
sobre el cimiento errante de la bota
y el firmamento de la gallardía.

Una gota de pura valentía
vale más que un océano cobarde.

Bajo el gran resplandor de un mediodía
sin mañana y sin tarde,
unos caballos que parecen claros,
aunque son tenebrosos y funestos,
se llevan a estos hombres vestidos de disparos
a sus inacabables y entretejidos puestos.

No hay nada negro en estas muertes claras.
Pasiones y tambores detengan los sollozos.
Mirad, madres y novias, sus transparentes caras:
la juventud verdea para siempre en sus bozos.







0 comentarios :

Publicar un comentario

No serán admitidos comentarios ofensivos. Puedes opinar con libertad, pero sin faltar al respeto.